sábado, 23 de marzo de 2019

Fotografía antigua. Lago Titicaca, barco e indígenas. Estudio fotográfico L.D. Gismondi. c. 1930


 Fotografía que representa, según indica al dorso, una vista del lago Titicaca. Al fondo el lago donde podemos ver un barco a vapor. En primer término de la foto unas ruinas con unos indígenas y una persona que, por su vestimenta, pudiera ser un marinero.

El Pais

Situado en el altiplano andino en los Andes centrales, el Titicaca es el lago navegable más alto del mundo con una altitud media de 3.812 metros sobre el nivel del mar, y también el de agua dulce más grande de Sudamérica. De su extensión, 8.562 km², el 56% pertenece a Perú y el 44% a Bolivia, sirviendo de frontera entre ambos territorios. Tiene una antigüedad estimada de 3 millones de años y una profundidad media en 107 metros. La temperatura del agua se sitúa en 13º de media y más de 25 ríos vierten sus aguas en el lago Titicaca.


SEPARATA DEL LIBRO “POLENTA” de Mauricio Belmonte Pijoán


De esta forma, Giacinto y Luís Domingo inauguran sin preámbulos la Galería Artística Gismondi Hermanos. Si bien el negocio no marchaba a pedir de boca, el trabajo no faltaba y, de a poco, los hermanos italianos se hacían conocer por aquellos parajes. 

En 1907 la ciudad de La Paz anhelaba, y con premura, albergar la mayor cantidad de negocios y establecimientos comerciales de primer nivel. Quería estar a la par de las grandes capitales de Sudamérica y por ello prestaba complaciente sus calles y avenidas para instalar tiendas y almacenes de renombre. Luís Domingo, avispado y veloz como un lince, aprovecha el contexto para abrir el estudio fotográfico con la confianza de poseer un curriculum vitae envidiable.Nadie más había fotografiado a tantos personajes de cuna y procedencia diferente y sólo él se podía jactar de haber recorrido Bolivia de arriba para abajo. En el concurrido estudio cientos de imágenes distintas se hallaban empotradas en las paredes. Los rostros graves de los presidentes estaban expuestos al lado de las imágenes serenas y taciturnas de los indígenas bolivianos o de la mirada ausente de algún mendigo citadino. El local también ofrecía postales de naturaleza salvajey cuadros de ensueño que sólo el lente mágico de Gismondi podía captar. Luís Domingo veía satisfecho cómo sus arcas crecían día a día y con ese capital podrá adquirir en 1927 laspropiedades de San Remo que su padre había vendido años atrás. Allí obtuvo provecho de los árboles de olivo que le prodigaron aceite y más dinero. Este genial e inimitable artista italiano muere en la década de los años cuarenta, dejando un testimonio indestructible de su obra en Bolivia

MIRADAS DESDE LA OTREDAD: LA CONSTRUCCIÓN DE LA IMAGEN DE BOLIVIA EN LA OBRA FOTOGRÁFICA DE LUIGI DOMÉNICO GISMONDI

Luigi Doménico Gismondi empezó a peregrinar como fotógrafo al parecer desde esos mismos años trabajando en el sur del Perú, norte de Chile y el occidente de Bolivia. Estuvo activo en Bolivia
desde 1901, y en 1904 fijó su residencia en La Paz junto con su esposa. En 1907 instaló en esta ciudad un estudio formal: Foto Estudio Gismondi, que fue el centro de su actividad profesional, hasta su muerte en 1946.
En esas cinco primeras décadas del siglo XX sucedieron muchos eventos y cambios a nivel mun- dial, continental, regional y nacional, así como en la tecnología fotográfica y en el cómo representar y autorrepresentarse por medio de la fotografía

 

La obra de Luigi Doménico Gismondi es importante en dos escenarios distintos pero com- plementarios e inseparables: el registro del territorio y el de los habitantes. Viajó prácticamente por todo el territorio boliviano, aunque la mayor parte de su trabajo estuvo centrada en La Paz y su departamento, con una labor transfronteriza en el norte de Chile (el antiguo litoral boliviano) y el sur y centro del Perú; además del sur de Bolivia, la República
Argentina y Paraguay.
Gismondi realizó un amplio registro fotográfico del país. Sus fotografías de las montañas, el altiplano, los valles mesotérmicos y los tropicales de los Yungas en torno a La Paz, así como de la ciudad y de sus calles y monumentos, son tradicionales en su concepción y realización. Mérito de Gismondi es que su obra constituye una de las primeras secuencias de registro sistemático del paisaje de La Paz y su región, de sus pormenores urbanos, así
como del patrimonio monumental construido en el país, rural y urbano.

Gismondi, la historia de la fotografía boliviana

Asimismo, recorrió el país en mula, desde las altas cordilleras hasta el altiplano, captando como nadie el alma  oculta de cada lugar y sus gentes. "Sus fotos, además, las revelaba al instante. Por eso es que casi siempre tenía las uñas negras, por los ácidos usados para el revelado".

No hay comentarios: