sábado, 9 de junio de 2012

Fotografía industrial: Industria Textil

La industria textil de la lana, la seda y el algodón va a suponer el empleo de gran mano de obra desde mediados del siglo hasta bien entrado el siglo XIX cuando aparecen los primeros telares mecánicos.
Los telares manuales eran manejados por un gran número de trabajadores pues, por ejemplo, debían parar para cambiar la lanzadera. Un trabajador podía, como mucho, ocuparse de cuatro telares.
La aparición de los telares mecánicos van a permitir que un solo trabajador lleve mas de 16 telares a la vez lo que va a conducir a una revolución industrial, esto es debido a la aplicación del vapor a la fabrica textil.


“The company town of Crespi d'Adda - factory and Village - was built in the late 19th century by the Crespi family (cotton manufacturers), during the period of the first industrialisation in Italy.
This was the epoch of the big enlightened industrialists, proprietors and philanthropists at the same time, who, inspired by a social doctrine, wished to satisfy their workers' needs, taking care of their lives inside and outside the factory.The idea was to give all the workers a cottage with a vegetable garden, and to furnish all the services necessary to their life: a church, a school, a hospital, a community centre, a theatre, public baths... Founded in 1878 on the bank of the river Adda, in Lombardy, this experiment of company paternalism, as many others, ended inexorably: at the end of the Twenties - with the bankruptcy of its owners, and as a result of the transformations that took place in the 20th century.
Today the village is inhabited by a community which is mostly descending from the original workers. Besides, the factory has worked until 2004 and its field of activity remained always unchanged: cotton textile production”

La idea se hace pueblo 
El establecimiento y la aldea de Crespi d’ Adda fueron fundados por el comm. Cristoforo Benigno Crespi en 1878
En aquel periodo se desarrolló ulteriormente la aldea obrera alrededor de la fábrica: fue abandonada le tipología de bloques con pisos donde vivían más familias y se adoptó la nueva tipología de chalet para dos familias, rodeadas por un jardín y por un huerto.
La decisión por esta nueva tipología de las viviendas fue hecha por Silvio Crespi, después de su experiencia de trabajo en Francia, Alemania y sobre todo Inglaterra, donde había constatado las dificultades soportadas por los obreros que vivían en bloques con pisos para muchas familias (molestias, falta de higiene, fácil difusión de enfermedades, malas relaciones con los vecinos).
El pensaba que el mas importante deber de un empresario precavido fuera lo de mejorar las condiciones de vida y de trabajo de sus obreros. De esta manera los obreros se dirigen en fábrica sin problemas, cuidan su propio trabajo, producen más y evitan los accidentes, a menudo causados por la fatiga o la desatención.
Entonces, si por un lado Silvio Crespi buscaba evitar dificultades a sus obreros, por otro lado buscaba también su ganancia. El sabia que permitiendo a sus obreros trabajar en condiciones favorables y de serenidad, la producción habría tenido ventajas, habría sido mas rentable, se habrían evitados el absentismo y sobre todo no habrían estado apuros en el interior de la fábrica.

Respetando este pensamiento, Silvio decidió dotar la aldea de todos los servicios necesarios a su comunidad: escuela, iglesia, centro deportivo, baños y duchas publicas, lavadero, pequeño hospital, escuela de economía doméstica, banda musical y bomberos, tienda para la venta de alimentos y ropa, asociación recreativa de los trabajadores.
 

Fábrica  Germignaga Italia. Vista de la fábrica y las viviendas



Se muestran a continuación algunas fotografías de este tipo de industria en diferentes lugares de Europa donde vemos que tienen  una tipologia parecida. Amplias naves, próximas a fuentes de energía, principalmente ríos, que muchas veces integraban en el mismo entorno de la fábrica las viviendas de los trabajadores de tal manera que estos, prácticamente no salían de dicho lugar pues allí mismo, en las tiendas propiedad del dueño de la industria, realizaban sus compras básicas.
Estas son fotos , podríamos decir, de publicidad pues lo que nos muestran son diferentes fábricas situadas en Europa ( Francia, Alemania, Italia, Suiza y también España, que utilizaban el telar Ruti) . 
Son fotografías de oficio, documentos de una actividad, realizadas,posiblemente, por un mismo fotógrafo que busca una visión lejana de la fábrica, una próxima en ángulo para mostrar el tamaño de las naves y una final del interior donde las series de máquinas, todas iguales, dan un estilo frio  a la foto y muestran ya que la máquina y no así el hombre es la parte principal de la fábrica.
  • Mencionar aqui la labor realizada, muchos años después, por el matrimonio formado por Hilla y Bernd Becher

..........En 1976 Bernd Becher se convirtió en el primer catedrático de fotografía artística que daba clases en una academia de Bellas Artes alemana. Su mujer, Hilla, también desarrolló una labor muy importante en el campo de la enseñanza. Los primeros estudiantes de sus 30 años de actividad docente fueron Candida Höfer, Axel Hütte, Thomas Ruff y Thomas Ströth, a los que se sumaron Petra Wunderlich, Andreas Gursky y Jörg Sasse
Los motivos se presentan sobre un cielo gris claro, evitando las sombras intensas y los objetos se muestran con gran nitidez impidiendo casi siempre que aparezca como contexto el entorno vital, de tal forma que la atención se centre en los objetos concretos. Sus fotografías se muestran, además, siempre formando parte de un grupo, dentro de una “tipología” compuesta por varios elementos, lo cual implica el abandono del mensaje de la clásica obra individual....................

Véase 

La escuela de Düsseldorf y la revolución fotográfica El cultural

Post anterior Aitor Ortiz

 

 Spinnerei &Weberei  Kottern Kottern Bayern. Alemania


Fábrica. St Gallen Feinweberein A.G. Lichtensteig Spinnerei


 Filature & tissage hausmann Logelbach Alsace


Filatures &Tissage de Villé S.A. Rothau Alsace

“Les paysans changent ainsi de statut pour devenir paysan-ouvrier, puis ouvrier-paysan. Ceci n'est pas sans incidence. En effet, les salariés sont logés par leurs patrons qui ont fait construire des maisons ouvrières, donnant ainsi leur caractère aux communes et, d'une certaine manière, gèrent leur urbanisme. Les maisons peuvent accueillir la famille à l'étage, et une étable au rez-de-chaussée. De plus, les salariés sont dotés, avec la maison, d'une parcelle de terrain àcultiver. Ainsi, l'usine gère l'emploi du temps des gens, aussi bien à Fusine que chez eux.Cela aégalement une incidence sur le paysage. Les salariés entretenant des parcelles, ils préservent des espaces ouverts.
On parle de paternalisme, de la part des dirigeants de l'usine. En plus de loger leurs salariés, les patrons font également construire des crèches pour les enfants de ces derniers, des terrains de sport pour les ouvriers qui le souhaitent, des piscines... Le paternalisme est perçu de différentes manières. Les conditions de travail sont dures. Les salariés sont soumis à la «semaine des trois huit», l'usine est une ville dans la ville. Certains parlent d'esclavagisme. D'autres sont nostalgiques de l'époque où l'usine procurait du travail à tous. On se vante d'avoir eu le premier tennis couvert de France dans la vallée. Les gens travaillent ensemble, se retrouvent le soir autour d'un verre...l'usine, et donc plus généralement la commune, apparait comme une grande famille, avec des liens de fraternité entre les ouvriers, et ce, même dans l'adversité qui les touche lorsque l'usine ferme ses portes des décennies plus tard.

Traducción libre

Los agricultores y cambiar su estatus para convertirse de campesino obrero a obrero-campesino. Esto no sucede por casualidad. De hecho, los asalariados están alojados por sus patrones, que han construir casas para los obreros, dando asi su carácter a los municipios y, de alguna manera, gestionar su planificación. Las casas se pueden acoger en  la parte de arriba a la familia, y un establo en la planta baja. Además, los trabajadores reciben junto  con la casa, una parcela para cultivar. Por lo tanto, la fábrica gestiona  el trabajo de la gente tanto dentro de la fabrica como fuera de ella.
Hablamos de paternalismo por parte de la dirección de la fábrica. Además de albergar a sus empleados, los jefes son también construir guarderías para los hijos de este último, los campos de juego para los trabajadores que lo deseen, piscinas ... Este paternalismo es percibido de diferentes maneras. Las condiciones de trabajo son duras. Los empleados están sujetos a "una semana de tres ocho", la fábrica es una ciudad dentro de una ciudad. Algunos hablan de la esclavitud. Otros sienten nostalgia por los días en que la fábrica daba trabajo a todos. Se jacta de haber tenido un   club de tenis cubierto por primera vez en el valle d. Las personas trabajan juntas, se reúnen en la noche con una copa ... la fábrica, y por lo tanto, más en general la ciudad, aparece como una gran familia, con lazos de hermandad entre los trabajadores, incluso en el la adversidad que les afecta cuando la planta se cierra décadas más tarde.
 
  Gessner &Co A.G.  Waedenswil  Zurich
Se observan los jardines, las parcelas cultivadas al lado de la fábrica

Otto & Johann Honneger Wald Zurich
Caspar Honegger Wikipedia Aleman 
Ricardo Viñas Colonia Santa Cecilia. 

Comentario final.
Actualmente grandes compañias estan centralizando sus oficinas en lugares alejados de los centros urbanos de tal manera que sus trabajadores optan, o deben optar, por buscarse alojamientos próximos a estas macro-instalaciones. A su vez las oficinas tienen, complementariamente, gimnasios -restaurantes-tiendas de limpieza etc. etc. En fin el progreso actual parece volver al paternalismo del siglo XIX, un avance que, quizás, es , de algún modo, retroceso.


 Retratos de los suministradores de la materia prima de estas fábricas



















 

No hay comentarios: