lunes, 14 de septiembre de 2015

Exposiciones para ver. Josef Koudelka. Fundación Mapfre. Madrid

En las salas de la Fundación Mapfre de Madrid se acaba de abrir la exposición de Josef Koudelka

Esta es una exposición de fotos que uno no acierta bien a comentar, pienso que no me sabre explicar.
Qué duda cabe que estamos ante uno de los más importantes fotógrafos vivos, miembro de la Magnum desde hace años, con fotos en los mejores museos del mundo ( Art Institute Chicago; Getty)
Son fotos en blanco y negro, profundo negro. Fotos que cuentan historias, que forman conjuntos para mejor informar, fotoperiodismo del mejor.
Si tuviera que elegir algunas, curiosamente, me atraen más sus últimas fotos Walls, que las que le han dado fama ( Exilios, Gitanos, la primavera de Praga)
En fin una exposición sin duda para ver pero que, para mi gusto, el fuerte carácter fotoperiodista supera al fotógrafo.
Quiero mencionar expresamente, felicitar a Mapfre por ello, ya  es la primera vez que lo veo lo que no obvia para que, quizás, se hubiera hecho anteriormente, la descarga libre de un extracto del catálogo.
Este pequeño, pero excelente documento, nos informa muy bien sobre lo que vamos a ver en la exposición y que aconsejo se lea antes de ir a la sala.
Me permito escoger unas pequeñas frases del mismo que recogen la alta opinión que  Szarkowski, unos de los grandes conservadores que existieron de la fotografía ( MOMA), tenía de las fotos de Koudelka

...Las fotografías de Koudelka solían recibir muy buenas críticas siempre que se exponían o publicaban. La exposición en el MoMA fue una excepción, lo cual probablemente tuvo más que ver con una actitud negativa en los años 1970 hacia Szarkowski,
....Szarkowski envió a Koudelka una copia de la reseña de Thornton con el siguiente comentario: «Supongo que no tenemos otra alternativa que ser tolerantes con nuestros críticos y no culparlos de su ignorancia. Quizá antes o después todas las preguntas irrelevantes y superfluas queden finalmente respondidas y los críticos no tendrán más remedio que valorar las fotografías». Al final de su carta, Szarkowski escribe: «Para mí personalmente ha sido un gran placer trabajar con sus fotografías y llegar a conocerlas mejor. Han conservado su fuerza durante los meses en los que las he conocido y espero con gran placer y expectación el trabajo que usted haga en los próximos años».