jueves, 11 de agosto de 2016

Fotografía documental. Obras públicas. Fotos Guizpúzcoa y Huelva.

La fotografía ha sido utilizada como elemento documental desde los primeros tiempos de la fotografía. Esta labor ya ha sido comentada en este blog, por ejemplo su relación con la arquitectura:

y también con la arqueología.

A su vez grandes fotógrafos hacen series sobre las obras públicas destacando en el siglo XIX la labor de Charles Clifford.

 

Pues bien en el siglo XX la fotografía forma parte ya del trabajo habitual, como herramienta de trabajo,  de muchas ocupaciones, como por ejemplo las obras de carreteras.

Estas dos fotos nos muestran esa labor de día de la fotografia, una, la más moderna pertenece al fondo de la Jefatura de Tráfico de Guipuzcoa y recoge una carretera reparada ( hacia 1955)

 La otra, algo mas antigua, es obra del fotógrafo Adolfo Rodríguez ( Rodri) de Huelva del cual apenas encuentro alguna mención en internet

 Otro ejemplo de la documentación fotógrafica de obras realizadas se puede ver en el post

Fotografía Barcelona Las Ramblas 1964

 Archivo y memoria. Docutren

El personal de la empresa como fotógrafo (1919/1926).
Como ya hemos señalado, la necesidad de disponer de un mayor número de fotografías que permitieran conocer los avances en la ejecución de las obras, llevó a los propietarios de las empresas a dotar a sus Ingenieros, desplazados a las obras, o sus empleados para la toma de fotos de los diferentes trabajos en la ejecución de las obras. Las malas comunicaciones, que impedían realizar viajes cómodos y rápidos hasta los lugares donde se llevaban a cabo las obras, dio como solución el nombramiento de estos Ingenieros, principalmente por su formación académica, o de estos empleados reciclados que se encargaron de captar el día a día de las obras, de revelar y de entregar los negativos y copias cada vez que eran solicitadas por los directivos de las empresas.
El destino final de estas fotografías, tanto las de profesionales como las de los empleados era su envío a los organismos oficiales, especialmente a las Jefaturas de Obras Públicas provinciales, que solicitaban estas fotografías para tener constancia del estado de las ejecución de las obras, o a las empresas fabricantes del material utilizado, que piden fotografías de las obras ejecutadas con el material que le han suministrado para su publicación a efectos publicitarios. Otro de los destinos era su publicación en libros, artículos y memorias de las empresas, por lo que había necesidad de enviar los originales a las imprentas para su elaboración y donde, en muchas ocasiones, se quedaban con estos originales hasta que se necesitaran para una nueva publicación o se realizara una petición de nuevos folletos.